"ASTROZA PAMELA ANDREA C/ CELIZ OLGA ZULMA Y OTRO S/ D. Y P. DERIVADOS DEL USO DE AUTOMOTORES (SIN LESIÓN)" / Cámara Única Provincial de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral, Minería y Familia con competencia territorial en las II, III, IV y V Circunscripción Judicial - Sala II

Emisor: Cámara Única Provincial de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral, Minería y Familia con competencia territorial en las II, III, IV y V Circunscripción Judicial - Sala IIFirmantes: Troncoso, Dardo Walter | Calaccio, Gabriela BelmaLegajo: 41473/2015.Fecha de la Sentencia: 06/02/2020.Tipo de Resolución: S/N Acuerdo.Tema(s): DERECHO CIVIL | DAÑOS Y PERJUICIOS | ACCIDENTE DE TRÁNSITO | RESARCIMIENTO DEL DAÑO | PRIVACIÓN DEL USO DEL AUTOMOTOR | DAÑO MORAL | EXIMENTE DE RESPONSABILIDAD | COSA RIESGOSA | CULPA DE LA VÍCTIMA | CARGA DE LA PRUEBA | FALTA DE PRUEBA | CITADA EN GARANTÍA | TEMERIDAD Y MALICIARecursos en línea: Texto completo Descripción: 22 p. pdf
Contenidos:
1.- Contandose únicamente con la pericial mecánica para establecer el lapso de tiempo por el que se viera privada la actora del uso del automotor, es razonable y acertada la decisión adoptada en Primera Instancia, en lo que respecta al quantum indemnizatorio. En esta línea de pensamiento se ha dicho que “cuando se trata el resarcimiento del rubro privación de uso del automotor, a falta de prueba idónea sobre el lapso respectivo, puede el magistrado suplirlo mediante su prudente arbitrio judicial".
2.- No procede la indemnización por daño moral, cuando en concreto no se aprecia ese menoscabo o aflicciones que puede haber sufrido la accionante en su persona por los daños materiales sufridos en el vehículo de su propiedad. No puede la parte actora pretender el reconocimiento de este rubro por el solo hecho de haberse acreditado daños materiales respecto en un evento dañoso del que ni siquiera tuvo participación, basándose todo su reclamo en una presunción. A tal fin debería haberse producido prueba tendiente a acreditar la procedencia de este rubro, situación no acaecida en estos obrados.
3.- No puede la parte actora considerar que la citada en garantía actuó con malicia en el proceso, cuando la prueba que dilató en el tiempo el dictado de la sentencia, era una prueba común que la parte actora no instó su producción; no siendo tampoco procedente fundar este planteo en una conducta extraprocesal desplegada por la contraria.
4.- Acreditada la intervención de una cosa riesgosa recaía sobre el accionado la carga de la prueba a los fines de acreditar la culpa en cabeza del conductor del vehículo embestido. En forma contundente concluye el Sentenciante que los accionados no pudieron acreditar esta eximente que corte el nexo de causalidad entre la intervención de la cosa riesgosa y el daño producido. Simplemente se limitan los apelantes a reiterar los argumentos vertidos al momento de contestar la demanda, haciendo referencia al frenado “imprevisto” o “detención irregular”, situación que no fue acreditada en autos.
5.- No resultan procedentes los agravios vertidos por la demandada ni la citada en garantía, pues no se hacen cargo de la responsabilidad atribuida al accionado en razón de que el daño producido fue por la intervención de una cosa riesgosa, con la consiguiente carga probatoria en su cabeza de acreditar la culpa de la víctima o de un tercero (estas situaciones no fueron debidamente probadas en la causa, tal como refiere el Sentenciante), como así tampoco hacen referencia alguna los apelantes a los fundamentos vertidos por el Juez a quo cuando hace referencia a que “el conductor del vehículo embistente debía conservar en todo el momento el dominio efectivo del automotor, teniendo en cuenta los riesgos propios de la circulación”
Etiquetas de esta biblioteca: No hay etiquetas de esta biblioteca para este título.
Valoración
    Valoración media: 0.0 (0 votos)
Existencias:

1.- Contandose únicamente con la pericial mecánica para establecer el lapso de tiempo por el que se viera privada la actora del uso del automotor, es razonable y acertada la decisión adoptada en Primera Instancia, en lo que respecta al quantum indemnizatorio. En esta línea de pensamiento se ha dicho que “cuando se trata el resarcimiento del rubro privación de uso del automotor, a falta de prueba idónea sobre el lapso respectivo, puede el magistrado suplirlo mediante su prudente arbitrio judicial".

2.- No procede la indemnización por daño moral, cuando en concreto no se aprecia ese menoscabo o aflicciones que puede haber sufrido la accionante en su persona por los daños materiales sufridos en el vehículo de su propiedad. No puede la parte actora pretender el reconocimiento de este rubro por el solo hecho de haberse acreditado daños materiales respecto en un evento dañoso del que ni siquiera tuvo participación, basándose todo su reclamo en una presunción. A tal fin debería haberse producido prueba tendiente a acreditar la procedencia de este rubro, situación no acaecida en estos obrados.

3.- No puede la parte actora considerar que la citada en garantía actuó con malicia en el proceso, cuando la prueba que dilató en el tiempo el dictado de la sentencia, era una prueba común que la parte actora no instó su producción; no siendo tampoco procedente fundar este planteo en una conducta extraprocesal desplegada por la contraria.

4.- Acreditada la intervención de una cosa riesgosa recaía sobre el accionado la carga de la prueba a los fines de acreditar la culpa en cabeza del conductor del vehículo embestido. En forma contundente concluye el Sentenciante que los accionados no pudieron acreditar esta eximente que corte el nexo de causalidad entre la intervención de la cosa riesgosa y el daño producido. Simplemente se limitan los apelantes a reiterar los argumentos vertidos al momento de contestar la demanda, haciendo referencia al frenado “imprevisto” o “detención irregular”, situación que no fue acreditada en autos.

5.- No resultan procedentes los agravios vertidos por la demandada ni la citada en garantía, pues no se hacen cargo de la responsabilidad atribuida al accionado en razón de que el daño producido fue por la intervención de una cosa riesgosa, con la consiguiente carga probatoria en su cabeza de acreditar la culpa de la víctima o de un tercero (estas situaciones no fueron debidamente probadas en la causa, tal como refiere el Sentenciante), como así tampoco hacen referencia alguna los apelantes a los fundamentos vertidos por el Juez a quo cuando hace referencia a que “el conductor del vehículo embistente debía conservar en todo el momento el dominio efectivo del automotor, teniendo en cuenta los riesgos propios de la circulación”

06/02/2020

No hay comentarios en este titulo.

para colocar un comentario.

Secretaria de Biblioteca y Jurisprudencia
Poder Judicial - Provincia del Neuquén
San Martín 161 (8300) Neuquén Cap.- Tel 54(0299)4480572 -4480703/05
Contacto Institucional: biblioteca.neuquen@jusneuquen.gov.ar


Con tecnología Koha